>> Ver Horarios de Misa     Vistas Panoramica interior iglesia

Ollávarre/ Olabarri, Iglesia de San Estebán,

 sopa_de_letras

Vistas Panoramica Plaza Ollávarre / Olabarri, Plaza Alejandro Zabala / Alejandro Zabala parkea sopa_de_letras

La Iglesia de San Esteban Protomartir

La iglesia parroquial de San Esteban (mapa) Protomártir destaca entre todos los edificios de la villa, constituyendo la obra arquitectónica más significativa del patrimonio histórico-artístico de Ollávarre. Se trata de un templo construido sobre una iglesia románica anterior, tal y como ponen de relieve varios vestigios románicos que el edificio conserva en la actualidad. De planta rectangular cubierta con bóvedas góticas, en el exterior del templo actual destaca sobre todo su torre fortaleza, de gran altura y con tejado piramidal. En el interior de la iglesia, por su parte, sobresale el retablo mayor barroco, de dos pisos, que preside su titular San Esteban Protomártir. Por fin, y por lo que respecta a la sacristía, ésta sufrió un importante incendio la noche del 11 de diciembre de 1835, a consecuencia del cual se quemaron los libros parroquiales que contenía su archivo.

Historia

Inventario artístico “Ministerio de educación y ciencia”

.

    Ver en formato PDF: Iglesia de San Esteban fuente: www.liburuklik.euskadi.net

Reportaje fotográfico de Iglesia, Casa torre y Cementerio

>> Quiero pintarlo !!

,.

Biografía

San Esteban, Protomártir, 26 de Diciembre SAN ESTEBAN, Protomártir

 A San Esteban se le llama “protomartir” porque fue el primer mártir de toda la historia católica. San Esteban era uno de los hombres de confianza de los apóstoles; habló y defendió muy bien a Jesús, que entre los judíos generó cierto desconcierto. Por tal razón, la tradición señala que fue llevado ante el Tribunal Supremo de la Nación, el Sanedrín, para ser acusado con falsos testigos, los cuales argumentaron que Esteban afirmaba que Jesús iba a destruir el templo y a acabar con las leyes de Moisés.

Sin embargo, el santo no se atemorizó, y por el contrario, pronunció un impresionante discurso en el cual fue recordando toda la historia del pueblo de Israel (Hechos 7) y a través del cual exhortó a los judíos a rectificar, reprendiéndolos por haber llegado al extremo de no sólo no reconocer al Salvador, sino de haberlo además crucificado.

Llenos de ira, éstos lo arrastraron fuera de la ciudad y lo apedrearon.

Los que lo apedreaban dejaron sus vestidos junto a un joven llamado Saulo (el futuro San Pablo que se convertirá por las oraciones de este mártir) y que aprobaba aquel delito. Mientras lo apedreaban, Esteban decía: “Señor Jesús, recibe mi espíritu”. Y de rodillas dijo con fuerte voz: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado”. Y diciendo esto, murió.

Los cristianos lo rescataron y dieron a su cuerpo digna sepultura.

    [/tab]

Proyectos relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar