calero

Foto revista IRUÑAKO 2013

 

iruñako 41-1_Página_01

Especial en la revista municipal “Iruñako”  >> entrar

Calcinación continua con llama.

Descripción

· Diseño. >> ver mapa situación . El horno es una construcción de planta cuadrada, originalmente exenta, con unos 6 metros de largo y 15 metros de altura, en fábrica de sillería y esquinales en sillarejo, con remate superior en cemento. Tiene boca para carga de combustible en su parte inferior y, mediante escaleras adosadas, se accede a la parte superior, donde se encuentra la boca de carga o tragante del material pétreo.

· Interior. Es una cámara de sección circular revestida con ladrillo refractario.

· Cambios. Parece ser que la parte superior fue modificada, al presentar en su origen grandes vanos que fueron cegados.

· Singularidad. A diferencia de los caleros artesanales, que funcionaban de forma intermitente y para uso determinado, el de Nanclares era de tipo continuo. Su mayor altura aumentaba la capacidad de carga.

A diferencia de los caleros artesanales, de tipo intermitente, el de Nanclares funcionaba de forma continua.

Los hornos en que la calcinación de la caliza se hace de modo continuo, empleando combustible de llama larga. El horno representado en la figura 1, cuya altura es de unos 10 metros, tiene un hogar lateral F, donde se produce la llama, que penetra en la masa de caliza por tres conductos situados en un mismo plano horizontal á 2 metros de la base. En la primera carga hay que disponer en la parte baja del horno un hogar auxiliar, análogo al explicado al describir los hornos intermitentes, que tiene por objeto calcinar los fragmentos de caliza que están por debajo de los conductos del hogar F. Cuando esto se ha conseguido se enciende el hogar lateral, que es el que calcina de modo continuo. La carga del horno se hace por el tragante, y la descarga por la abertura G.

calero

Fig. 1

Horno de calcinación de Nanclares de la Oca

Durante la cocción del horno es necesario, de vez en cuando, remover las brasas o incluso sacar parte de ellas, para este menester utilizamos una herramienta a la que llamamos “hurga”, que consiste en una especie de rastrillo metálico y que se continúa por el otro extremo con un astil de madera.

 

La prensa

El Gobierno vasco otorga categoría de monumento al horno donde se fabricaba cal hasta inicios del siglo XX

http://www.elcorreo.com

20.03.11 FRANCISCO GÓNGORA | VITORIA.

Ahora es una honorable ruina en el centro de Nanclares de la Oca. Una extraña torre de 15 metros de altura y unos edificios anexos rodeados de zarzas. Pero el Ayuntamiento de Iruña ya piensa en recuperar el entorno para incorporarlo como un icono de la memoria fabril y trabajadora del pueblo. «Es una zona descuidada que tiene gran cantidad de elementos diferentes que vale la pena restaurar, como el molino y sus instalaciones, los dos ríos y este conjunto de horno de cal. Ya hemos construido una plaza a la que incorporaremos el horno y un nuevo jardín detrás del centro de salud», explica el alcalde, Javier Martínez.

El primer paso para rescatar de la ruina esta arqueología industrial ha sido incorporarlo al inventario general del patrimonio cultural vasco con la categoría de monumento, una resolución que firmó el viceconsejero de Cultura el 7 de febrero.

El sorprendente calero de Nanclares

Dos jóvenes pasean junto al calero de Nanclares, declarado monumento. :: BLANCA CASTILLO

 

Se calcula que fue construido en la segunda mitad del siglo XIX y funcionó hasta principios del XX. A diferencia de los caleros artesanales que trabajaban de forma intermitente y para un uso determinado, el horno de Nanclares era continuo; se iba cargando con la piedra caliza y, a medida que la cal descendía, se podían echar nuevas capas. En otoño se realizaban las labores de molienda y calcinado, para lo cual se introducía el combustible, seguramente carbón, en la parte inferior del horno, mientras que el material de piedra se subía en cestos a la parte superior y se depositaba en el agujero.

Tras encender el horno la piedra se iba quemando para lo que se requería una temperatura de 900 o 1.000 grados y el polvo resultante de la cocción se recogía en la parte inferior de la instalación. El proceso de fabricación de la cal duraba más o menos una semana.

En este tipo de horno, su mayor altura y tamaño, respecto a los artesanales, mejoraba la eficiencia del proceso y aumentaba la capacidad de carga. El diseño de la cámara interior posibilitaba el descenso del material desde la zona de calentamiento a la de calcinación. La cal hidráulica, producto final, se utilizaba para la construcción.

Las actuaciones para su conservación deberán ir dirigidas a recuperar el carácter exento de la instalación, consolidación de muros y limpieza y reparación de la cámara de cocción y boca inferior, y mantenimiento de la escalera.  http://www.elcorreo.com

El sorprendente calero de Nanclares

El pozo. :: BLANCA CASTILLO

 

 

 

Por su interés cultural. El horno de cal de Nanclares de la Oca pasa a ser monumento

  • El gobierno vasco inicia los trámites para incluirlo en el patrimonio
  • El interés cultural de la construcción permitirá su restauración

Agurtzane Salazar – Viernes, 18 de Febrero de 2011

Horno de calcinación. (DNA)

Vitoria. El pasado fabril de Nanclares de la Oca ha asegurado su futuro. No en vano, el Gobierno Vasco ha decidido iniciar los trámites para calificar como monumento al horno de calcinación de Nanclares de la Oca, visto el interés cultural que presenta. Algo que en la práctica supondrá garantizar todas las labores de conservación de esta instalación para la obtención de cal, ubicada en el centro de la localidad y a la que se accede desde la calle Los Molinos.

Las tareas de restauración serán de lo más variadas, dado el actual estado de abandono. Según especifica la resolución del viceconsejero de Cultura dictada el pasado 7 de febrero, las actuaciones deberán ir dirigidas a recuperar el carácter exento del horno, a consolidar muros y a limpiar y reparar la cámara de cocción, que para quemar la caliza necesitaba una temperatura de 900-1.000º. También se preservarán las escalaras adosadas para acceder a la parte superior y se recuperará o, en su defecto, se documentarán otros elementos que pudo tener la estructura, como boquillas de ventilación o rejillas no visibles en la actualidad. Según parece, la parte superior fue modificada porque los grandes vanos que presentaba en un principio fueron cegados.

Sin embargo, esta hipótesis es difícil de contrastar con los planos originales o con cualquier otro archivo que atestigüe su diseño. Las conjeturas también se trasladan al mismo origen de este horno, que se cree que se debió construir en la segunda mitad del siglo XIX. Por lo que, en definitiva, parece que pudo funcionar a lo largo de esa centuria y prolongarse, quizás, hasta principios del XX.

vestigio inigualable De lo que no quedan dudas es de que se trata de un vestigio inigualable de la arqueología industrial. A diferencia de los caleros artesanales, que funcionaban de forma intermitente y para uso determinado, el de Nanclares era de tipo continuo. El motivo de ello era su mayor altura, de 15 metros, aumentaba la capacidad de carga, así que a medida que descendía la cal, se podían echar nuevas capas por el tragante. Aunque, eso sí, había que esperar una semana hasta que toda la fabricación acabara.

Su producto final, la cal hidráulica, se utilizaba para la construcción, puesto que al ser pulverizada y mezclada con agua, fragua como el cemento. Un motivo que llevó al horno a ser un centro de producción importante para la época. Todo un referente histórico de la actividad y del pasado industrial de Nanclares, con una presencia iconográfica importante en el centro del pueblo y para zonas próximas por sus 15 metros de altura que no pasan desapercibidos.

http://www.noticiasdealava.com

Bibliografía

<Boletín, Botha completo: http://www.alava.net/botha/Boletines/2011/020/2011_020_B.pdf

Proyectos relacionados
1 Comment
  1. Recuerdos de mi niñez ....

    Me dirigo a Uds.después de descubrir su amena revista informativa sobre Nanclares y sus alrededores. Enhorabuena, me parece estupenda y muy didáctica al tiempo que me ha servido para recordar a algunas personas de mi infancia … por ejemplo de Doña Trini y su marido Don Mariano, también Don Mariano el médico, Don Manuel el cura (como vereis parece que hablo del Pleistoceno y podría decir que casi casi), Elias Bengoa y Marta su mujer … Eladio en fin todos son recuerdos que nos ayudan echar la vista atrá y sonreir.
    Aprovecho para felicitaros las Fiestas de Navidad y Año Nuevo y enviar un abrazo virtual a todos. Con afecto Pilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar