La Ertzaintza traslada unos 550 presos a la nueva cárcel de Álava/Araba

Este nuevo recinto tiene una capacidad de mil plazas y está situado enfrente de la cárcel de Nanclares de Oca, en Álava. En total van a ser trasladados 605 presos.

[hana-flv-playervideo=”http://irunadeoca.eu/wp-content/uploads/2011/12/Replay Media Catcher User Guide – CometBird.flv” width=”580″ height=”360″ description=”Carcel Alava” player=”4″ autoload=”true” autoplay=”false” loop=”false” autorewind=”true” /]

12/12/2011 /www.eitb.com (foto Efe.)

La Ertzaintza ha comenzado a las 8.00 de la mañana de hoy, lunes, el traslado de 550 presos de la cárcel de Nanclares de Oca a la nueva cárcel de  Araba/Alava (Zaballa). Se prevé que para las 17.00 horas de esta tarde esté completamente finalizado.

Van a ser trasladados 605 presos en total a esta nueva cárcel que está situada enfrente del recinto de Nanclares de Oca (Álava). La cárcel de Araba/Alava tiene una capacidad de mil plazas.

Al centro penitenciario Araba/Alava llegan también presos de ETA. Entre otros Kepa Pikabea, Jose Luis Urrusolo Sistiaga y Carmen Guisasola. Los tres han firmado el documento que, a cambio de pedir perdón a las víctimas, concede beneficios penitenciarios.

Las cárceles del País Vasco se encuentran entre las más hacinadas de España, sólo superadas por las de Ceuta y Melilla, según datos del mes de noviembre cogidos por el sindicato de prisiones Acaip.

Los centros penitenciarios vascos tenían a finales del pasado mes de noviembre 1.456 internos para un total de 675 celdas, lo que sitúa la tasa de hacinamiento en el 215,70%.

Detalles

Transparencia en los ayuntamientos

Rafael Martín Martínez / Fernando García Muiña – 25/07/2011

Qué difícil resulta armonizar los conceptos de transparencia, democracia y Administración pública. La transparencia es un valor deseable que cotiza al alza en lo privado pero que todavía encuentra resistencias en lo público. La cultura democrática es uno de los valores más consistentes en cualquier organización, pero la inercia sustitutoria de cargos acaba alimentando una espiral perversa donde la transparencia, y otros valores, suelen quedar postergados. Indudablemente, la Administración pública ha mejorado, pero sigue sin integrar la aportación de sus stakeholders (partes interesadas) y, en especial, la de sus ciudadanos, que son los que financian su actividad.

Detalles